El Networking

No se puede negar… vivimos en la era digital, en el siglo de Internet, en el mundo de los contactos.

Decía Roberto Carlos, el cantante, en uno de sus temas más famosos:  ”…yo quiero tener un millón de amigos y así más fuerte poder «»cantar» Ahora es interactuar . El primer mandamiento del mal entendido Networking es “haz contactos, cuantos más mejor y siempre ten a mano tu tarjeta de presentación”, no confundamos cantidad con calidad…

 Muchos seguidores, hábiles cazadores de identidades sin fronteras que se vanaglorian de su red de contactos.

Quién no pesume de “conocer” a un Gran Empresario , un Manager en Estocolmo, un Freelance en Sydney o a un Becario en la conchin china.
 
Networking sí si y siii!, por supuesto. Pero tendemos a traicionar la idiosincrasia  de una buena herramienta y finalmente la ponemos al servicio de nuestra propia necesidad de Autorrealización, aquella que definiera Maslow en su famosa “Pirámide de Necesidades” y que colocara tan sabiamente en su punto más alto.

El contacto debe ser bi-direccional, estableciéndose un feed-back entre ambas partes. La finalidad de esta comunicación es enriquecernos, compartiendo información relevante contribuyendo a su solidez. Es una asociación por afinidad, bien sea profesional, personal o ideológica. Su objetivo es perdurar en el tiempo. El oportunismo no es bien recibido.

 ¿Por qué el Networking está en boca de todos?, la respuesta es  sencilla : “un  producto se vende si se promociona bien”, entendiendo promocionar una buena labor de comunicación. Observemos, que hablo de “un producto” y no necesariamente de un “buen producto” y que la palabra producto también puede representarnos, puesto que cuando nos vendemos como personas también somos un producto. Saber venderse es fundamental hoy día, es el valor añadido que nos puede diferenciar de ese grupo “homogéneo” en el que se nos encasilla. Ya no basta con ser Licenciado, haber invertido dinero y esfuerzo en un Máster, dominar algún idioma y tener varios años de experiencia profesional…. parece mentira pero no es suficiente, así que debemos “construir nuestros escaparates en las redes sociales profesionales” tipo Linkedin, twitter facebook etc… y cultivar nuestros contactos profesionales.

                              

El futuro  para el Networking, ninguna amenaza  y el camino está despejado para continuar con su progresión imparable. Aquellos que estamos convencidos de su utilidad hacemos extensible nuestra invitación sincera para que la adoptéis y la enriquezcáis sin desvirtuarla. Por supuesto, que el Networking es complementario pero en ningún caso sustitutivo de las relaciones presenciales, a las que debemos dedicar gran parte de nuestro tiempo laboral y privado y que por desgracia están sufriendo un gran deterioro en nuestros días.

El Networking is working, desde luego que sí. Desaconsejable es darle la espalda y negar la evidencia. Unámonos a su crecimiento y liguemos una parte de nuestro crecimiento al suyo, compartamos nuestras experiencias de éxito, fomentemos las buenas prácticas, debatamos con criterio y sin temor a ser rebatidos, aportemos valor añadido en nuestros comentarios y que nuestros contactos nunca se encuentren “donde habita el olvido”.