Para crear tu estrategia real de contenidos empieza por preguntas ¿Cuál es el perfil de nuestra audiencia ideal? ¿Qué queremos conseguir con nuestros contenidos?  

Define tus objetivos SMART.

Conoce a tu audiencia.

Analiza tu competencia.

Diferénciate: una estrategia de contenidos original.

Planifica para lograr tus metas.

De nada sirve crear contenidos si detrás no tienes una buena estrategia acompañada de un calendario editorial.

¿Cuál es el objetivo de una estrategia de contenidos?

La estrategia de contenidos tiene un objetivo, el uso de palabras e información para crear contenido que produzca experiencias significativas e interactivas.

La estrategia de contenidos busca es impactar en el público con mensajes claros. Crear impacto no significa acosar a tu audiencia con mensajes diarios sin ningún tipo de peso, lo que tienes es que dejar huella, crear efecto positivo, sin necesidad de espantar ni agobiar.

Analiza la competencia

SocialMention indica los medios sociales donde se cita una palabra clave, como puede ser tu propia marca, el nombre de un competidor, un producto concreto, un término o una temática. Su principal funcionalidad es el análisis de la reputación en internet.

Funciona como un buscador. Insertas el término a rastrear y te muestra por fecha los sitios web en los que se ha mencionado, incluyendo otros 4 parámetros como son:

  • La fuerza o ‘strenght’: número de usuarios que han usado el término en las últimas 24 horas.
  • El sentimiento o ‘sentiment’: la connotación de los contenidos, si es positivo, neutral o negativo.
  • La pasión o ‘passion’: probabilidad de que los usuarios que han mencionado el término vuelvan a hacerlo y la cantidad total de personas que la han mencionado.
  • El alcance o ‘reach’: rango de influencia o actividad social de los contenidos.

Con todas estas herramientas podrás tener “controlada” a tu competencia en el mundo digital, tanto a nivel web como en redes sociales, y además es una herramienta gratuita.

Define tus objetivos

Específicos: Cuando se dice que debe ser específico, se trata de que los mismos deben ser lo más concreto posibles. Esto quiere decir que debes definir si quieres que tus tiendas sean grandes o pequeñas, si quiere que tu mercancía se distribuya en todo el país o solo en una parte, entre otros detalles importantes.

Medible: También debes medir todos los objetivos de marketing, esto quiere decir que si tu objetivo es fidelizar al cliente, debes especificar un número ya que esto te facilitara completarlo exitosamente. Si quieres fidelizar clientes en 100 tiendas y así saber cuándo ellos han realizado una segunda compra, debes fidelizar al menos el 40% de los nuevos clientes y a su vez lograr ventas de 70 euros.

Alcanzables: Se puede decir que este es uno de los puntos más importantes, y es que es fundamental que cada uno de los objetivos planteados sea alcanzable, reales y no que te plantees retos que no se puedan cumplir. Un ejemplo de esto es: Durante los dos últimos años has facturado 100 euros, y para el nuevo año te planteas facturar 10.000 euros como puedes ver es algo que muy difícilmente se podrá conseguir.

Relevante: Es fundamental que cada uno de estos planteamiento te aporten algo importante para tu negocio, de que te sirve crear objetivos y cumplirlos si a la final no te están generando nada importante. Ten en cuenta que los mismos son creados con la única finalidad que te lleven a cumplir la meta final que te has planteado. Esto quiere decir que se van a utilizar como una especie de escalera para llegar al punto más alto, donde cada objetivo será un escalón que se debe ir subiendo.

Limitado en el tiempo: Finalmente, debes colocar una fecha límite en cada uno de ellos, ya que si no lo hace los mismos pueden alargarse toda una eternidad y nunca se terminan cumpliendo. Esto quiere decir, que si quieres fidelizar el 40% de tus nuevos clientes debes hacerlo en un plazo de 60 días, esto te obligará a cumplir este planteamiento en este plazo de tiempo ya definido.

Antes de saber cómo llegar a un lugar, primero has de saber a qué lugar quieres llegar.

Tus objetivos han de ser, SMART que también significa listo: específicos, medibles, alcanzables, realistas y acotados en el tiempo.

ACTITUD + MOTIVACIÓN + PLANIFICACIÓN

Si tu objetivo es generar más tráfico web, estamos hablando de un objetivo «vago» . Ni es específico ni está acotado en el tiempo. Inténtalo de nuevo: en un período de 30 días, generar cien mil visitas a tu página web desde dispositivos móviles y conseguir que un 10% se suscriba.

Define tu audiencia

Después de saber a dónde quieres llegar, convendría saber a quién quieres llegar. Tus contenidos se dirigen a un público, por lo que has de conocer sus intereses y preferencias, qué tipo de contenidos consumen y mediante qué canales (webs, móviles, etc.).

ANALIZA, PERSONALIZA Y CRECE

Uno de los pasos más importantes del Marketing para lograr una audiencia es recolectar la información sobre tus usuarios. Al analizar las estadísticas serás capaz de personalizar una estrategia de marketing e ir creciendo cuando vaya siendo necesario.

Define tus contenidos

Tienes tu objetivo y tienes definido tu público. Ahora te queda precisar qué contenidos necesita tu negocio y qué contenidos quiere consumir tu público.

Los objetivos de las estrategias social media solo tienen una finalidad, y es ayudar a tener las ideas más claras. Y es que cada una de las marcas disponibles en el mercado ofrecen sus productos y servicios, pero como todo comienzo se encuentran con un mercado donde la confianza de los consumidores es baja por sus productos, lo que hace que las limitaciones presupuestarias sean altas.

Y es que poder resaltar ante todas las demás marcas del mercado no es una tarea fácil ni tampoco es suficiente con realizar algunas promesas. Para ello es necesario que tengas objetivos bien definidos. En este caso debes saber con exactitud que ofrece tu marca, servicio, producto a tu público objetivo, esto será lo que te hará diferente de todos tus competidores.

Asegúrate que tu contenido es relevante y útil para tu audiencia. No utilices un tono académico si te diriges a un público no especializado. Tampoco te pases y generes contenido vulgar para llamar la atención.

Define tu táctica

Esto implica saber cómo vas a hacer que tu contenido llegue a tu audiencia para que se cumpla tu objetivo. Es decir, newsletters, blogs, artículos de interés como este que estás leyendo, landing pages, promoción en redes sociales, etc.

Es importante que planees cómo vas a hacer que tu contenido llegue a tu público, pues nada más estéril que ponerse a predicar en el desierto.

Monitoriza tu estrategia

De nada sirve poner en marcha una estrategia si no contemplas cómo vas a medir sus resultados y las diferentes etapas de su implementación. Este aspecto es esencial para evitar ir dando palos de ciego o perder el tiempo con métodos o contenidos inservibles.

La analítica web con instrumentos como Google Analytics, es una forma de analizar los resultados del tráfico de una web. Puedes comprobar si el tráfico ha aumentado y en cuanto, así como en el caso del objetivo que habíamos definido anteriormente como ejemplo – si has ganado más suscriptores o no.

Monitorizar todas las fases te ayudará a hacer ajustes en tu estrategia para mejorarla.

Conclusiones

Internet no es tecnología, es comunicación, es comunidad.

Hay quienes creen que simplemente tener un blog ya es desarrollar marketing de contenidos. La diferencia entre tener un blog y tener una estrategia de contenidos es brutal.

No se trata sólo de crear contenido ni de que los temas tratados intenten posicionar a la empresa como el centro de las conversaciones, sino que una estrategia de contenido debe hacer un profundo análisis de las conversaciones que tienen los usuarios online y ayudar a resolver problemas y necesidades del público objetivo, con un enfoque y objetivos medibles.

Es utilizar todo tu potencial digital para difundir información valiosa de una manera inteligente.

Escucha y comprende lo que la comunidad de seguidores necesita y da soluciones, no en vender por vender.