Seleccionar página

MÁS ALLÁ DE DE LA COMPRA. El mercado de los impares no se reduce solamente a satisfacer la cesta de la compra en el supermercado. De hecho, los ámbitos donde más éxito ha tenido la cultura single ha sido en el turístico, ocio y relaciones personales.

Los clubes de solteros se han multiplicado a través de Internet para dar respuesta a las necesidades de este colectivo. Este es el caso del Club Impar, que desde 2001 está especializado en la organización de actividades de ocio para personas sin pareja. Son personas activas social y laboralmente, de edades comprendidas entre 30 y 65 años”, explica Conchín Para, directora del club.
Están solos por convicción, necesidad,creencia, etc . En España, donde hasta hace poco los singles eran, simple y llanamente, unos solteron@s ha cambiado la perspectiva
la libertad y la envidia de aquellos cuyo estado civil se encuentra en las arenas movedizas de la monotonía. “La sociedad actual, lejos de asociar a los solteros con personas aburridas y carentes de motivaciones, los observa como unos afortunados que generalmente no se privan de nada, que viven a todo trapo y no cesan de hacer planes.
“Vivir solo es un lujo. Gastas lo mismo en calefacción que si compartes piso. Cocinar para uno puede ser tan caro como para una familia de cuatro miembros. Como solo tienes que pensar en ti, no planeas la compra y acabas haciéndola en cualquier lugar en el que te encuentras donde posiblemente te cuesta más. Los costes de la vida, son más altos para las personas que viven solas”.
Los jóvenes, tanto hombres como mujeres, tienden a ser marquistas y suelen comprar por impulso”, afirma Ana Sebastián Morillas. Además, según Rafael Muñiz director general de RMG & Asociados, “son consumidores exigentes, dispuestos a pagar más por un producto con tal de que se acomode a sus exigencias y necesidades,»» carpe diem»»más que a las privaciones, suelen ser poco planificadores. La falta de tiempo no los agobia, entre otras cosas porque saben que no tiene que compartir con nadie