El marketing boca /oreja comunmente llamado boca a boca

1. Ofrecer ventajas adicionales a los “embajadores” de la marca. En el marketing boca a boca, las marcas deben regirse por el siguiente principio: “No hagas nunca nada por tus ‘embajadores’ que no hagas por el resto de tus clientes”.

2. Pagar a los clientes por prestar apoyo a la marca. No sólo no es necesario pagar el cliente por recomendar una marca, sino que resulta una práctica totalmente inadecuada. Con todo, aunque no se remunere al cliente que hace las veces de “embajador” de la marca, no hay que olvidarse nunca de agradecerle su colaboración con algún tipo de recompensa por su “lealtad”.

3. No hacer nada no es una opción. Si la compañía no se ocupa de sus “embajadores” de marca, se corre el riesgo de que éstos acaben convirtiéndose a largo plazo en detractores de la empresa.

4. Uniformizar a la audiencia. Para ganarse la confianza del cliente, es necesaria una labor previa de segmentación. Cada tipo de público objetivo demanda una atención personalizada.

5. Recrearse en el fracaso. El marketing boca a boca no es ajeno al fracaso. Eso sí, una vez se materializa el error, hay que reaccionar con rapidez e intentar aprender del mismo para tornar el fracaso en un éxito.
Fuente marketing directo