Hablar de usos profesionales y empresariales en las redes sociales requiere el conocimiento, hay quienes opinan y toman decisiones inapropiadas .Publicado en Castilla y León Económica

  •  No estar presente en el Social Media.

Siempre es una mala decisión, ya que no tener presencia donde está nuestra competencia nos hace estar en desventaja competitiva y además nos impide hacer un seguimiento de nuestra reputación on line, además de no tener feedback por este medio de nuestros productos y servicios.

  •  Estar en las redes sociales por estar.

Hay un número importante de empresas y profesionales que están en el Social Media porque está de moda, pero no creen en su potencial. No es la mejor manera de aprovechar las posibilidades presentes y futuras que esta magnífica herramienta les ofrece.

  • Tener presencia, pero inadecuada.

Si no hacemos un análisis correcto de nuestra presencia en las redes, podemos presentarlos en las mismas de una manera errónea, lo que lejos de potenciar nuestra imagen de marca y empresa causará efectos contrarios. La fase de análisis es imprescindible para adecuar nuestra presencia a las necesidades reales.

  •  Poner en manos inadecuadas la presencia de la empresa en los Social Media.

La labor del Community Manager de una empresa es vital para tener una presencia adecuada en el Social Media, una mala selección de la persona o equipo puede dar al traste con el trabajo de mucho tiempo. Hay quienes consideran que con un becario es suficiente, craso error, ya que ¿tu empresa pondría a presentar un proyecto importante a alguien que no conozca la compañía, el producto y al cliente? Debe hacerse una labor adecuada de selección y formación para este puesto.

  • Mala gestión de las críticas.

Recibir críticas en las redes sociales es habitual, al igual que lo es recibirlas en otros medios. Es vital tener una respuesta adecuada a las mismas, no comportarse como un elefante en una cacharrería. Hay que responder de manera correcta y analizar en profundidad si las críticas tienen fundamento, si estamos haciendo algo mal o cómo podemos mejorar la calidad percibida por los usuarios y clientes.

  •  No adaptarse a los cambios o hacerlo a velocidad inadecuada.

El mundo 2.0 tiene un ritmo trepidante, los cambios son constantes y profundos, no adaptarnos a ellos a tiempo y adecuadamente es uno de los errores más graves que podemos cometer, por ello hay que realizar revisiones de los planes de presencia en el Social Media para ajustarlos a los cambios que se vayan produciendo, en caso contrario iremos distorsionando nuestra presencia.

  •  No reaccionar a tiempo.

Ante una crisis de reputación on line, no llegar a tiempo puede significar la total pérdida de credibilidad por parte de nuestros usuarios/clientes. Ya hay muchos ejemplos que podemos consultar sobre el tema. Por ello, hay que realizar una monitorización razonable de las opiniones sobre la empresa o marca, para reaccionar a tiempo y adecuadamente y evitar problemas mayores. Errores cometemos todos, pero no afrontarlos es la peor decisión que podemos tomar.

  •  Despreciar el poder de las redes sociales.

A pesar de las muchas evidencias sobre el poder de las redes sociales (Obama, la primavera árabe, 15M) hay quienes todavía no valoran el poder que han adquirido. Son sin duda el quinto poder, que además es un poder distribuido y universal y que a más de una empresa le puede ocasionar un problema irreparable.

  •  No disponer de un plan de contingencias.

Improvisar, en general, no es la política más adecuada para las empresas, y día tras día vemos que esto sucede constantemente. Disponer de un plan de contingencias para el Social Media reducirá en gran medida los problemas con los que nos podamos encontrar. Evidentemente, dicho plan deberá ser adecuado, preciso y claro para poder ejecutarlo.

  •  No utilizar el potencial que ofrecen los trabajadores de la empresa en la difusión de la misma en el Social Media.

No aprovechar el potencial de los trabajadores de una empresa es otro de los errores más habituales. Con una negociación adecuada con ellos podemos conseguir su ayuda, ya que no debemos olvidar que ellos serán conscientes de que si la empresa funciona bien a ellos también les irá bien.

¿Qué errores no debemos repetir?

Censurar  (Kit-Kat)

A partir de un video viral producido por Greenpeace con el objetivo de frenar la destrucción de las selvas de Indonesia, la censura ejercida por Nestlé potenció la viralidad del boicot, como el aire aviva el fuego.

Influenciar con medios tradicionales (Actimel).

La utilización de celebridades y la saturación de las tandas publicitacias para generar aceptación en los consumidores ocasionó rechazo en páginas de Facebook, blogs, foros, etc.

¿Cuáles son las tendencias a seguir?

Escuchar a los consumidores y conocer sus gustos (Gatorade).

Mediante la instalación de un centro de monitoreo digno de ciencia ficción, Gatorade estudia a sus consumidores para dar feedback a sus preguntas, conocer mejor sus gustos y mostrarles el interés de la marca por el cliente.

Descuentos y promociones pertinentes (Matarazzo-Casancrem).

Dos marca se unen invitando a sus consumidores para que metan los códigos de barras y así participar en sorteos de dinero en efectivo y premios, instalando beneficios de combinar estos dos productos en el conciente y subconsciente de los participantes.

Fuente ticbeat


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.