Las empresas son cada vez más vulnerables a las crisis reputacionales, ya que el 70% ha sufrido algún acontecimiento que han puesto en peligro su reputación.

El top ten de las empresas mejor valoradas en España lo completan Google, cuarta posición; Sony en la quinta posición; Michelin, en la séptima; Microsoft en la octava; Nintendo en la novena posición y BMW en la décima posición.

La reputación es uno de los intangibles con más valor para la toma de las decisiones de una compañía. Mejorar 5 puntos la reputación incrementa la intención de recomendar, la intención de comprar y la de dar el beneficio de la duda

Ya sabemos que en España las empresas españolas son peor percibidas por los españoles, una pena que valoremos más lo de otros países , que las multinacionales ¿Lo has pensado?…. ¿No crees que… deberíamos de cambiar un poco la mentalidad?

Las empresas están muy alerta de los riesgos a los que están expuestas y, de aquellos riesgos que pueden afectar a la reputación, ya que el 25 % considera que el valor de las acciones puede ser el principal afectado por las crisis de reputación y otro 25 % considera que puede haber una pérdida importante de clientes por este motivo. 

A pesar de la amenaza, es evidente que muchas empresas siguen siendo reactivas, ya que solo un 45 % considera que su estrategia es proactiva y más de un tercio (35 %) cree que actúan de forma reactiva cuando se trata de estos asuntos.

En este aspecto, la mayoría de los directivos entrevistados han coincidido en afirmar que la integridad y la transparencia son dos valores esenciales para cualquier marca, servicio y/o producto, más aún en unos años actuales y futuros en los que se espera que el mercado y los grupos de interés sigan reclamando mayor nivel de información y confianza en los negocios de las compañías y en sus directivos.

La buena noticia es que hay consenso en su importancia y que muchas empresas ya han empezado a trabajar decididamente al respecto.

La no tan buena noticia es que aún queda mucho por hacer y que, pese a considerarse un tema muy importante, en un gran número de personas/empresas perciben las diferentes acciones llevadas a cabo como acciones reactivas y de imagen más que de realidad.

El propósito de los negocios, confianza en el liderazgo, integridad de los datos, medioambiente, responsabilidad social y cultura. Propósito de los negocios y confianza en el liderazgo son percibidos hoy como los elementos más importantes de integridad.

Es evidente que la integridad es fundamental . Mostrarse como una empresa confiable aporta ventajas extraordinarias a la empresa y le asegura la fidelidad de sus clientes. Ellos acuden en masa a las marcas en las que creen y ese sentimiento de integridad permite a las organizaciones posicionarse por encima de sus competidores en cada sector.

Es un intangible difícil de medir pero muy sencillo de entender. ¿No crees?

En las empresas No hay acuerdo sobre quién es responsable de la integridad y la transparencia. Una de cada tres empresas reconoce ser reactiva en cuanto a la reputación y esa no es la mejor estrategia.

¿Estás construyendo tu estrategia sobre tu negocios? Es hora de que te preguntes si tu estrategia está funcionando.

Un preocupante 87 % considera que su empresa puede ser culpable de ejercer el llamado lavado de integridad (acto por el que las corporaciones se preocupan más por cómo se percibe su integridad que por llevarla a la práctica), por lo que claramente hay mucho trabajo por hacer. De hecho, casi la mitad de los ejecutivos está de acuerdo con la afirmación: Mientras más se perciba nuestra integridad, menos prioridad damos a ponerla en práctica. La integridad debería ser parte de la esencia de las empresas y todos deberían compartir ese mismo espíritu.

De nada sirve desarrollar y ejecutar una estrategia si luego no mides y compruebas si realmente está funcionando. En el entorno digital hay muchos indicadores que pueden ayudarte a detectar las debilidades de tu marca en redes sociales.

Menos es más: centra tus esfuerzos en aquellas redes sociales donde está tu público objetivo es clave para que una estrategia funcione.

Otros grandes riesgos para las empresas

Tendremos aún que esperar los efectos que la interrupción de los negocios por la pandemia ha supuesto para las empresas, pero lo que está claro es que se plantea un nuevo escenario de riesgos y amenazas a los que deberemos ir preparando nuestras compañías para afrontar con éxito el futuro de los negocios.

Si te ha gustado comparte ¡Gracias!

Si necesitas ayuda ¿Hablamos?

Fuente & La vanguardia