El 95 por ciento de las decisiones del cliente no son racionales; las emociones del consumidor son mucho más

La clave está en la diferenciación. Para captar la atención de alguien es necesario posicionarnos de forma distinta frente al resto de nuestros competidores. Y darnos a conocer

Hacer un análisis de nuestra identidad y comunicarla correctamente para lograr establecer un vínculo favorable con el cliente, es uno de los retos diarios para las empresas.

Una de estas estrategias de las que hablamos es el Branding Emocional, el cual se puede definir como una estrategia que genera  emociones a través de las características más resaltantes de un producto o servicio.

Es importante del Branding, es la percepción que tiene nuestro cliente del producto o servicio. Por este motivo debemos cuidarla y hacer un constante análisis, para ver si está representando realmente nuestra identidad o, quizás no este comunicando lo que nosotros deseamos.

Un ejemplo muy fácil para reconocer este tipo de Branding es Coca- Cola, la cual a pesar de ser la marca líder, dejó de ofrecer su producto principal como una bebida refrescante, para pasar a ofrecer “Felicidad” como el concepto esencial de su marca. Su slogan “Destapa la felicidad” es  el eje de todas sus campañas publicitarias.

 Las Marcas que sólo trabajan el Racional: son genéricas, fácilmente imitables y con poca diferenciación.
– Las Marcas que sólo construyen el Emocional: son efímeras, sin un contenido racional que soporte sus propuestas de valor, quedan como un globo vacío.
– Las Marca que construyen sobre el Racional y aportan emocional: son marcas de producto, que apuestan por la funcionalidad de sus tangibles y construyen valores emocionales sobre los mismos.
– Las Marcas que construyen sobre el Emocional con un sustento racional: son marcas de actitud, que promueven un estilo de vida basado en una realidad de producto.

Estos dos útlimos modelos son los más eficaces para la construcción de marcas, porque ambos compensan las Realidades de Producto con el vínculo Emocional que pueden ofrecer. Con mayor o menor peso en función de nuestros objetivos, la categoría o nuestro pasado

Construir desde lo que eres. Sin perder el foco en que Intel es una empresa de tecnología que apuesta por la innovación y el talento de sus trabajadores, ha querido humanizar su visión y misión mostrándonos que detrás de cada proceso, detrás de cada funcionalidad hay un equipo que lo vive de una manera muy especial.Esto ha dado pie a las últimas campañas de Intel, ‘Aren’t’, donde se pone en contexto el mundo Intel desde dentro, con empleados reales de la compañía como protagonista.

Un racional impulsado por personas, no puede existir mejor emocionalidad que la construcción lógica que están llevando marcas como Intel 

– Mantener su racional y su verdad de producto
– Construir un emocional basado en su racional
– Posicionar la marca en sus dos ejes
– Humanizar la marca, haciéndola más cercana y cálida
– Construir emocionalidad en todas sus dimensiones: el Sonic Branding cantado por los empleados adquiere otro significado.
– Crear un universo de marca reconocible y único

Cambiar el concepto de consumidor por el de ser humano

Recordemos que las experiencias personalizadas per se rompen con el status quo, puesto que con ellas, se ofrece algo que no tiene todo el mundo y se obtiene algo que se percibe como si fuera hecho a la medida.

Ir del producto a la experiencia

El marketing de experiencia crece su dominio entre las estrategias de mercado, debido a que se trata de una estrategia que les permite probar el producto y enamorarse de él. Según estudios, uno de cada tres directivos reconoció que invertirían hasta la mitad de sus presupuestos en marketing de experiencia, los próximos tres a cinco años.

Pasar del servicio a la relación

El servicio al cliente es fundamental para una buena relación con las marcas; sin embargo, la relación va más allá, es darle seguimiento y hacerlos sentir como amigos de la compañía, lo que derivará en mayores beneficios.

 

Cambiar de la función al sentimiento

El que un producto funcione de la mejor manera no garantiza que el consumidor lo compre, pero si el producto le hace sentir cómodo o le genera otro tipo de sentimientos positivos, el cliente continuará consumiéndolo.

seis preguntas que debes tomar en cuenta en tu estrategia de Branding emocional para tu marca:

1. ¿Cómo conseguir que el cliente se interese por la marca?

2. ¿Cómo lograr que el cliente considere la posibilidad de comprar algo a la marca?

3. ¿Cómo convencer al cliente de que su decisión de compra fue la mejor, la decisión “ganadora”?

4. ¿Cómo convertir al consumidor en un cliente leal que continúe comprando los productos de la marca y que sea lo más receptivo posible a la marca?

5. ¿Cómo crear un ritual para que la marca pase a formar parte de la vida del consumidor?

6. ¿Cómo lograr que el cliente se convierta también en embajador y portavoz de la marca?

 El ser y sentir. Lo que nos diferencia de las piedras, a las marcas también!!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.